Noticias

Inmobiliaria Casco Viejo Bilbao - 10 consejos para el inquilino vacacional

10 consejos para el inquilino vacacional

Para disfrutar de la independencia y la relación calidad-precio que ofrece una casa alquilada, es mejor prevenirse.

Entre mayo y junio es una de las mejores temporadas para buscar las vacaciones. Uno de los planes de cada vez más españoles es alquilar un apartamento en alguna zona turística de playa o en un paraje rural de montaña en lugar de un hotel, ya que resulta más económico.

“Los huéspedes están recibiendo toda una casa por el precio de una habitación de hotel”, comentan desde el portal de alquiler de viviendas vacacionales HouseTrip. “Toda la familia está bajo un mismo techo, no hay hora del desayuno, o si el personal de limpieza está esperando al otro de la puerta. Se dispone de una cocina completa que ahorra gastos y molestias”, apuntan.

En los portales inmobiliarios al uso, como pisos.com, hay pisos que se ofertan por semanas o temporadas durante los meses de julio, agosto y septiembre e incluso, pisocompartido.com, también se pueden encontrar alquileres de viviendas ofertadas en fechas especiales. No obstante, por la Red también se producen timos o incidentes. Para disfrutar de la independencia y la relación calidad-precio que ofrece una casa alquilada, es mejor prevenirse sobre los posibles fraudes o problemas que pudieran surgir. Por eso, hay que tener en cuenta estos 10 consejos.

1. Visitar el apartamento antes de alquilarlo

Si no es posible se puede pedir su ubicación exacta y dossier fotográfico. Una de las quejas más frecuentes que señala la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) es la falta de correspondencia entre la realidad y lo anunciando. En portales de alquiler de vivienda vacacional como Homelidays.es, aparte de tener un equipo dedicado a asegurar la calidad de las casas, dan la posibilidad de que algunos de los antiguos inquilinos dejen sus opiniones e indiquen su grado de satisfacción. “Si a pesar de todo, recibimos repetidas quejas sobre la calidad del alojamiento, el anuncio se elimina de nuestro site”, apuntan. De todas maneras, el viajero cuenta con el contrato como principal arma para denunciar al propietario por incumplimiento de contrato.

“Lo aconsejable es no pagar por adelantado hasta no ver el apartamento”, aconseja el abogado Jaime Docio del bufete Medina Cuadros. “Si este no se corresponde con las fotos y estado publicitado, se podría cancelar el contrato con la posibilidad de exigir los daños y perjuicios. Para ello, es importante guardar los emails intercambiados con el propietario, fotos colgadas en webs, folletos promocionales y, por supuesto, fotografiar la ‘realidad’ del inmueble en contraste con lo anunciado“, explica Docio.

2. Comprobar que el precio está ajustado y si no negociar

Si nos convence el piso, su zona y sus calidades, tenemos que ver si no está demasiado caro. Comparando los precios de otros apartamentos de la zona que ofrezcan el mismo número de estancias, tamaño similar y ubicación parecida, se sabrá si la renta exigida está subida de precio. Laura Rivera-Casares, responsable del portal Homelidays.es señala que “es probable que el inquilino pueda conseguir una rebaja cuanto más larga sea su estancia si ésta para la temporada baja”.

3. Exigir la documentación de identidad al arrendador

Es conveniente pedir un teléfono personal para localizarle en el caso de cualquier problema. Se han dado casos en que las personas se hacen pasar por falsos propietarios, por eso, es imprescindibleexigir el DNI y la titularidad de la vivienda o al menos plasmarlo en el contrato de alquiler. Normalmente, estos portales ya suelen realizar la verificación de esta tarea.

4. Revisar todas las condiciones del contrato

Esta es la típica tarea que a todos los inquilinos les da pereza. Sin embargo, puede ser crucial en una situación complicada y seguro que no lleva más de 20 minutos. En caso de no entender algún punto, se debe pedir ayuda a alguna organización de defensa de los usuarios o algún abogado. Sobre todo, hay que fijarse en que refleja la cantidad de la señal entregada, las razones para no devolverla, el inventario y si hay alguna cláusula adicional poco común.

5. Ajustar la señal a entregar

Sonsoles F. ha alquilado un bungalow en La Palma de Gran Canaria para 10 días de este mes de agosto cerca de la Playa del Inglés. La estancia completa le va a costar 500 euros y el dueño le ha exigido una señal de 100 euros que ya ha abonado por transferencia bancaria. Como se refleja en el contrato, más tarde esta cantidad se descontará del pago final cuando, Sonsoles ya esté dentro del piso y haya revisado que todo se corresponde con lo anunciado. La cantidad recomendada oscila entre el 10% o el 20% del precio final en los alquileres quincenales o de un mes si se alquila toda la temporada de verano.

Desde HouseTrip avisan de que son los propietarios quienes deciden cuánto cobrar por un depósito de seguridad y los clientes pueden consultarla antes, evitando así sorpresas. No obstante, Docio señala que hay un límite máximo legal: “Para todos los inmuebles considerados para uso distinto de vivienda, la fianza obligatoria son dos mensualidades. Por tanto, y aunque la estancia sea de 10 días, el propietario tendría derecho a pedir dos mensualidades“.

6. Saber cuándo no me pueden devolver la señal

Si la casa se abandona en mal estado, el dueño puede poner problemas para devolver la fianza. Por eso, en algunos contratos se exige pagar un ‘plus’ especial para destinarlo a pagar las tareas de limpieza, que suelen suponer alrededor de 30 a 50 euros. Otra razón puede ser que falte algún elemento incluido en el inventario o que cancele finalmente el alquiler a última hora, tras haber reservado.

“Si por las razones que sean el arrendador no devuelve la fianza, no quedará otra opción que acudir al amparo de los tribunales en los que habrá que demostrar que, efectivamente resulta improcedente e injustificado que el propietario haya hecho suyas las cantidades entregadas en concepto de fianza”, aconseja Docio.

7. Saber en qué casos se puede cancelar la reserva

Algunas páginas que sirven de intermediarios de estos alquileres ofrecen la posibilidad de cancelar la reserva de forma gratuita en un determinado plazo y condiciones. “El contrato por temporada se rige por lo que las partes quieran pactar”, explic Docio, “solo estarán sometidos las partes a lo que obligue la Ley Arrendamientos Urbanos (LAU) en materia de fianza (artículo 36). Por tanto, las partes son libres para pactar lo que quieran respecto a cancelación de la reserva con o sin gastos, y ello independientemente del tiempo de antelación”.

Desde HouseTrip explican que cada propietario debe elegir una política de cancelación de su propiedad y hay tres opciones para elegir: relajado, firme o estricto: “Cada propietario individual decide qué política es la más adecuada para ellos, pero recomendamos que sea lo más flexible posible, para obtener mayor visibilidad en las listas de búsqueda”.

8. Gestionar una avería con el propietario

Nada más llegar al piso es conveniente que el inquilino revise que funcionen de forma eficiente tal y como supuestamente nos ha prometido el anuncio y para que luego el propietario no nos diga que nosotros lo hemos estropeado. Si la avería se produce durante la estancia por causas externas se debe contactar con el propietario para que se encargue de costear la reparación. En el caso de que el incidente en el hogar lo cause el inquilino “habría que acudir en primer lugar a lo acordado por las partes“, asegura Docio.

“En caso de no haberse previsto nada al efecto, acudiríamos a la LAU, cuyo artículo 21 establece que cuando el deterioro sea imputable al inquilino, será a éste a quien corresponda su reparación”, afirma el abogado de Medina Cuadros. Desde Homelidays.com, recomiendan antes que nada ponerse en contacto con el propietario o el gestor para buscar una solución de forma conjunta, antes que perder el dinero de la fianza por no haber avisado en su momento.

9. Revisar el inventario

Algunas veces en el contrato se incluye en el anexo la lista de muebles y enseres con las que el piso está equipado. Este es otro de los pasos en los que los inquilinos no se molestan en comprobar y no se dan cuenta de su importancia. El propietario puede engañarles y no devolver la fianza al decir que falta algún objeto o que este otro está roto.

10. No demorarse en el desalojo

Si se tarda en abandonar el piso o en devolver las llaves, puede haber una penalización en el contrato, que el arrendador puede cumplir de forma legal, ya que el inquilino previamente ha aceptado por escrito esas condiciones.

pisos.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.