News

Descubre nuestras selección de Noticias Inmobiliarias

¿Qué reparaciones hay que hacer en la vivienda para que no pierda valor?

Inmobiliaria Casco Viejo Bilbao - ¿Qué reparaciones hay que hacer en la vivienda para que no pierda valor?

El gasto invertido por los hogares en reformas ha crecido un 5,2% en el último año, según el Observatorio 360º de la Vivienda y la Reforma en el Hogar de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (ANDIMAC). La cantidad media invertida por hogar asciende a 829 euros. A pesar de ser España un país de propietarios, el gasto que se invierte en reformar la vivienda está por debajo de la media europea. Sin embargo, los cálculos realizados por Andimac señalan que si se realiza una reforma integral en la vivienda con un coste de 50.000 euros para un piso de 90 metros, se puede revalorizar un 20%.

Es necesario un mantenimiento constante

Realizar trabajos de mantenimiento de las viviendas es la primera recomendación que hacen los profesionales de las reformas para evitar su deterioro. Estos trabajos varían si se trata de una vivienda individual o en bloque. “En una vivienda en bloque se reducen a trabajos de mantenimiento que no tienen unos costes elevados, como puede ser la revisión de la caldera o de los equipos de climatización. En una vivienda unifamiliar es conveniente la limpieza y vigilancia de tejados, sumideros o canalones”, según Javier Hernández, gerente de Gahecor. También hay que revisar con regularidad las cubiertas y fachadas para evitar problemas de humedades y filtraciones.

Este mantenimiento de las viviendas evita que pequeños problemas se conviertan en reformas de envergadura. “Un manteniendo constante redundará en un ahorro de costes mayores en el tiempo. Los trabajos de mantenimiento en el exterior de la vivienda aumentan el valor del inmueble y evitan que pierda valor con el paso del tiempo” matiza Alberto Tejada, director técnico de Construaction. El presupuesto destinado a estas tareas de mantenimiento dependerá del tamaño de la vivienda y de su antigüedad. “Es recomendable reservar anualmente entre el 1 al 3% del valor actual de la vivienda para pagar por los costes de mantenimiento y reparación”, según los profesionales de Habitissimo.

Las primeras reformas a partir de los 5 años

Con el paso del tiempo, las viviendas se van deteriorando por el uso y surge la necesidad de realizar las primeras reformas. Estas primeras actuaciones se centran en la actualización de paredes y suelos. Pintar es uno de los trabajos que primero hay que realizar  “tanto por aspectos estéticos como de higiene”, matizan en Construaction. En Habitissimo recomiendan pintar la casa cada tres años para quitar manchas y rozaduras. “En el caso de tener peques en casa, recomendamos pintar el piso cada año o máximo dos, ya que suele haber un mayor desgaste en el pasillo o zonas de juego”.

En cuanto a los suelos si están deteriorados se pueden sustituir con suelos de microcemento o resina epoxi o colocar suelos laminados. En los primeros años tambiénse debe revisar el funcionamiento de equipos como la nevera, la lavadora, el calentador de agua o el lavavajillas. “Estos electrodomésticos suelen presentar señales premonitorias de fallo por lo que podrás arreglarlos o reemplazarlos antes de que causen un daño mucho más serio” según Tejada.

La reforma de baño y cocina a los 10 años

A partir de los 10 años es momento de actualizar las zonas húmedas de la casa, baños y cocina, aunque esta reforma se puede retrasar hasta los 15 años en viviendas que estén poco deterioradas por el uso. Cambiar la bañera por la ducha es una de las reformas más habituales en los baños por seguridad y porque “los baños parecen mucho más amplios”, apuntan desde Habitissimo. Este cambio se puede hacer en dos días por 900 euros. Cuando la reforma supone el cambio de las instalaciones de fontanería, electricidad, saneamientos, electrodomésticos y muebles el presupuesto es mayor.

“El precio medio de la reforma se sitúa en el caso de los baños en 5.500 euros y en la reforma de la cocina en 4.500 euros”, señalan desde Construaction. También es el momento de realizar el cambio de ventanas y persianas, que es otra de las mejoras habituales que se ejecutan en las viviendas porque ayuda a la eficiencia energética y al ahorro de energía. El presupuesto medio en el cambio de carpintería exterior se sitúa en torno a los 6.000 euros.

Reforma integral a partir de los 20 años

Cuando la vivienda ha superado la barrera de los 20 años, hay que plantearse una reforma integral de la vivienda para adaptarla a las nuevas funcionalidades y tendencias. “En las obras integrales es importante elaborar una lista priorizando y ordenando nuestras necesidades de espacio, funcionalidad y practicidad en el hogar y es recomendable contar con el asesoramiento de un arquitecto que dirija la reforma”, apunta Tejada. En estas reformas lo más habitual es cambiar la distribución de la vivienda haciendo más grandes los dormitorios con la incorporación del pasillo o uniendo el salón y la cocina.

El cierre de las terrazas para disponer de más espacio útil es otro cambio que también se valora al hacer una rehabilitación integral de la vivienda. En este caso, se debe comprobar que se pueda realizar este cierre legalmente y con la aprobación de la comunidad de vecinos. “Esta es una reforma que revaloriza la vivienda”, según los profesionales de Habitissimo. Entre las mejoras que se incluyen en una reforma integral destaca la incorporación de sistemas domóticos para controlar la iluminación o calefacción de forma remota.

Rehabilitación energética en las viviendas más antiguas

Con un parque de viviendas envejecido, en el que más de la mitad de los 25 millones de inmuebles tiene más de 40 años, es necesario realizar rehabilitaciones energéticas para asegurar el confort y reducir el consumo energético. Estas viviendas construidas antes de la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación (CTE) carecen de aislamiento y tienen instalaciones obsoletas que es necesario sustituir.

Las reformas que se deben acometer en estas viviendas se centran, sobre todo, en trabajos de rehabilitación energética, como el aislamiento térmico de la fachada o el cambio de ventanas por otras más eficientes. “Necesitamos actualizar estas viviendas para conseguir tanto mejoras de confort, como mejoras de consumos para poder bajar los niveles de contaminación”, señala Hernández. La sustitución de los sistemas de calefacción y aire acondicionado por una tecnología más moderna y eficiente supone también un ahorro a medio o largo plazo.

Un presupuesto para cada reforma

Dar una cifra aproximada del gasto en una reforma de la vivienda es complicado porque depende del tipo de reforma, materiales empleados, tipo de vivienda y tamaño. Los profesionales consultados dan una orientación. Teniendo en cuenta que el 60% de las reformas que se realizan en las viviendas son parciales, frente al 40% que son reformas integrales, “el presupuesto medio puede variar desde los 11.000 euros en la reforma parcial a más de 50.000 en la total”, apuntan desde Construaction. La horquilla de precios recogida por Habitissimo va desde los 6.221 euros para una reforma parcial a los 27.432 euros por el proyecto y la reforma integral.

En el caso de una vivienda en bloque, de entre 80 y 100 metros cuadrados, en Gahecor señalan diferentes presupuestos según las actuaciones realizadas. “Para una reforma básica podemos hablar de un coste de 350 €/m², para una reforma integral con alguna mejora energética, tendríamos un coste de entre 550 y 650 €/m² y con calidades y acabados más exclusivos pasaríamos de 850 €/m²”. Hay que considerar el gasto invertido en las reformas como una inversión porque revaloriza las viviendas.

pisos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.